Descargar Libros Gratis


Hola te damos la  bienvenida  al blog ,

Donde podrás leer en online y sin registrarte los ebook kindle,

los tenemos todos totalmente completos en español en varios  formatos pdf y epub ,

si no están en línea en la página o no lo puedes bajar

déjanos saber en su post con un comentario y lo resubemos, ya sea por mega

o otro servidor o el que sea de tu agrado,

recuerda usar el buscador para encontrar lo que estas buscando gracias y buena suerte!!

Segundo objetivo – Mark Frost

Segundo objetivo - Mark Frost

Segundo objetivo – Mark Frost

Resumen y Sinopsis 

La Guarida del Lobo, Rastenburg, Prusia
Oriental 22 de octubre de 1944
El teniente coronel Otto Skorzeny salió del búnker media hora
después de la medianoche. Descendió solo por el pasillo exterior,
sepultado seis metros bajo tierra, desolador bajo la luz artificial. El
aire, apenas ventilado, seguía oliendo a tierra y a cemento húmedo.
El Führer había bautizado su nuevo cuartel general, una de las diez
estructuras comunicadas por pasadizos subterráneos, Die
Wolfsschanze: La Guarida del Lobo.
En ese momento, Skorzeny se sentía más bien en una tumba.
Skorzeny observó la medalla que sostenía en la mano, la cruz
gamada de oro. Acababa de recibir la condecoración más importante
del Reich por su operación paramilitar más reciente, un golpe
incruento que había reemplazado al regente de Budapest por una
nulidad fascista. Tan sólo un año antes, Skorzeny había saltado a la
fama con su primer éxito, el arriesgado rescate del dictador italiano
Benito Mussolini de su prisión en la remota cima de una montaña
italiana. Desde entonces había dirigido a su brigada de operaciones
especiales, preparadas personalmente por él, en media docena de
misiones suicidas; eran temidos y conocidos en toda Europa como
«el comando de Hitler».
La orden que acababa de recibir hacía que tales misiones
pareciesen un ejercicio de entrenamiento.
«Una locura. Es una locura.»
El Estado Mayor le diría después que nadie había visto a Hitler
tan animado desde hacía meses. Por fin parecía haber superado los
problemas de salud y la depresión que arrastraba desde el atentado
organizado por un cuadro de oficiales de la aristocracia alemana,
que casi le había costado la vida el pasado julio.
«Las anfetaminas estarán funcionando», pensó Skorzeny, que
no se hacía ilusiones ni con Hitler ni con ningún otro ser humano.
El entusiasmo de Hitler no parecía guardar relación alguna con
la realidad. En menos de seis meses, el ejército alemán se había
retirado desde las costas de Normandía hasta prácticamente sus
propias fronteras. Con los soviéticos avanzando por el este y los
Aliados preparados para atacar desde el oeste, la mayoría de los
líderes militares consideraba, en privado, que la guerra ya estaba
perdida. Todo lo que le quedaba a la Wehrmacht era enfrentarse a
un brutal repliegue defensivo hacia Berlín.
Sin embargo, ahora que su imperio se desmoronaba era cuando
Hitler se proponía llevar a cabo la ofensiva más ambiciosa de toda
la guerra. Acababa de presentar a Skorzeny su plan secreto, un
contraataque feroz contra los Aliados occidentales. Lanzaría las
divisiones que le quedaban contra un sector mal defendido de
Bélgica y Luxemburgo. El ataque, llamado Operación Niebla de
Otoño, pretendía abrir una cuña entre los ejércitos norteamericano y
británico por el oeste hasta el Atlántico. Si conseguían aislar a los
británicos al norte de Amberes y atraparlos en un segundo
Dunkerque, el Führer creía que los ingleses pedirían la paz y que los
americanos no se atreverían a invadir Alemania en solitario. Sólo
entonces podría concentrar toda su maquinaria de guerra en Rusia y
destruir la amenaza bolchevique, a la que consideraba el verdadero
enemigo de la civilización occidental.

Descargar libro Gratis Segundo objetivo – Mark Frost

Bernie Oster llegó a Nuremberg tras viajar toda la noche solo,
en un tren de pasajeros. Llevaba consigo órdenes clasificadas y
selladas, que el día anterior le había entregado su oficial al mando
en Berlín. Le habían dicho que no hiciera el equipaje y que se
vistiese de civil antes de que los soldados le escoltasen directamente
de la reunión hasta el tren. Tras mostrar sus papeles a los oficiales
de las SS de la estación de Nuremberg, le condujeron a una sala de
espera vacía, donde le abandonaron sin más explicaciones. Al
mediodía, después de que una docena de hombres se hubiera unido
a su aislamiento, les hicieron subir a la oscura parte trasera de un
camión de transporte.
Les ordenaron que guardaran silencio. Los hombres apenas
intercambiaron miradas recelosas y algún cabeceo de asentimiento.
Aunque ninguno de sus compañeros de viaje iba uniformado, Bernie
dedujo, por su aspecto y su actitud, que todos eran soldados o
marinos. Sentado solo en una esquina, encadenó un cigarrillo tras
otro mientras se preguntaba de dónde procederían los otros hombres
y qué tenían en común.
Su oficial no le había dado detalles durante la sesión
informativa; sólo que Bernie se había «presentado voluntario» (sin
que le diesen otra opción) para una misión especial que requería su
traslado inmediato. Quince horas y cientos de kilómetros más tarde,
se hallaba en una zona de Alemania totalmente desconocida para él.
Poco después de que iniciasen el trayecto en camión, el
pasajero más inquieto articuló las preguntas que todos se
formulaban en silencio:
—¿Qué hacemos aquí? ¿Qué quieren de nosotros?
Bernie no contestó. El riesgo de que cualquiera de los otros
fuese un topo de las SS infiltrado para supervisar sus
conversaciones —o provocarlas con sus preguntas— era demasiado
elevado. Ya tenía motivos suficientes para temer por su vida. Quizá
lo mismo sucediese con los otros; nadie respondió.
Echó un vistazo entre las costuras de la lona y vio que la
carretera cruzaba un paisaje gris y desolado: árboles desnudos,
campos en barbecho, páramos desiertos. Durante la segunda hora
del trayecto, el camión torció por un camino alejado que cruzaba un
bosque. Transcurrido medio kilómetro, alcanzaron la entrada de un
recinto rodeado de alambradas y puertas de acero, que se extendía
entre los árboles hasta perderse de vista.

Ficha  técnica 

Título: Segundo objetivo
Autores: Frost, Mark
Formatos: PDF
Orden de autor: Frost, Mark
Orden de título: Segundo objetivo
Fecha: 30 oct 2016
uuid: e5dab519-983f-4020-abb4-be6c8d1ee744
id: 567
Publicado: dic 2011
Modificado: 30 oct 2016
Tamaño: 1.50MB
Idiomas: Español

Novela kindle  Comprimido: no

kindle Formato – Contenido – tipo : True 

Temáticas: Novela romántica, Comedia romántica , romance

Más Libros  – ebooks  : Aquí !!

Mira El Vídeo Para Enseñarte como descargar!!

Fotos – Imagen

image host

kindle - Puedes Leer la novela Aquí Abajo En Online!!

Tambien Ya Esta Disponible Para Comprarlo En kindle Amazon  productos  Tu Sitio Favorita !! 

Clic Aquí Para comprar  la novela y  leer  en  tu android !!

Si te gusto  comparte  en   el facebook 

Descargar Libro Aqui  !!


https://1drv.ms/b/s!AhKpqxOmldbbiXQakAAXrdur7Ol7
https://app.box.com/s/l0hl5jbly834ubv8behi5yyiwlzequgc
https://www.adrive.com/public/JGZW92/Segundo objetivo – Mark Frost.pdf
http://go4up.com/dl/36154cb2a0cac3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *